Hablemos de Fatiga Crónica

Estrategias para mejorar tu calidad vida

Cómo evitar recaídas y hacer las paces con tu cuerpo

Dos pasos importantes para lograrlo

​En el artículo Mi Experiencia con el Síndrome de Fatiga Crónica: Mis Síntomas y mis días te compartí mis primeros síntomas. ¡Vaya manera de empezar! ¿Verdad?

​Quizás pienses que es imposible vivir con esta condición. No te culpo; también lo pensé. Aquellos fueron momentos duros, llenos de lágrimas y decisiones forzosas. Sentí que me arrancaban la vida...

​Mis sueños y metas se hicieron cenizas y me sentía perdida. Veía y sentía como mi propio cuerpo me traicionaba, me sentía destrozada...

​Esa primera etapa para mi quedó en el pasado, hoy puedo decirte que es posible vivir una vida plena a pesar de padecer esta condición. Ahora cuando veo mi vida, la catalogo como “Mi vida normal sin el SFC” y “Mi vida extraordinaria con el SFC”.

Esto no significa que todo es color de rosa. Que vivo en un hermoso mundo sin síntomas.

No.

Padecer del Síndrome de Fatiga Crónica "sucks big time" (es una gran m...). Todavía lo sigo padeciendo y sé que será mi eterno compañero. Lo que quiero decir con "mi vida extraordinaria con el SFC"  es que logré hacer las paces con él. Con el pasar del tiempo he aprendido algunas cosas que me han ayudado mucho a obtener una mejor calidad de vida.

Para llegar a ese cambio de título –por así decirlo– no solo ocurrió un cambio físico debido a los síntomas de la condición; sino que hubo un cambio emocional y de pensar en mí.

​Cómo sabes, no existe cura para esta condición. Incluso te encontrarás con médicos que no creen en ella y piensan que todo está en tu mente. Y los medicamentos que te puedan ofrecer solo alivian temporeramente algunos síntomas.

¿Qué significa todo esto?

Que te toca a ti tomar el control. Sí, tu tendrás que hacer el papel de investigador, científico y de “médico”. Pero como dice el Chapulín Colorado: “Qué no panda el cúnico”.

que no panda el cúnico

No estás solo(a) en este proceso. Somos muchos en el mismo bote, y te aseguro que nuestra barca no se hundirá.

Leer mas...

Mi Experiencia con el Síndrome de Fatiga Crónica

 Mis síntomas y mis días 

Sabemos que cada individuo es diferente en su manera de actuar, pensar y sentir, por lo tanto, la manera en que cada uno describa sus síntomas va a ser distinta. En esta serie de artículos quiero compartir contigo mis primeros síntomas; como pude prevenir (la mayoría de las veces) mis recaídas, como hice las paces con mi cuerpo y cómo a pesar de todo he logrado tener una mejor calidad de vida. Sí, así como me lees...

​Posiblemente mi manera de experimentar los síntomas o la intensidad de ellos no sea igual a otras personas, pero te dará una idea general de ellos y cómo enfrentarlos.

​Si estás experimentando síntomas similares, o si recientemente fuiste diagnosticado con el Síndrome de Fatiga Crónica, no estas solo(a) en esta lucha. Aunque ésta condición te puede robar algunas cosas valiosas, también te brinda la oportunidad de ver la vida de una manera distinta. Ya han transcurrido 5 años desde aquellos primeros síntomas y créeme que he aprendido mucho –y todavía lo estoy haciendo.

​Comienzo contándote sobre mis síntomas con varios propósitos:

  • Para que sepas que lo que experimentas –por mas raro que parezca– es “normal” o mejor dicho parte de los síntomas del SFC.
  • Para decirte que no estás solo(a), o loco(a)... Todo eso que sientes es real.
  • Para que veas cuan limitante puede ser en la vida de un ser humano (Si eres alguien que no la padeces).
  • Para que tengas la esperanza que hay luz al final del túnel y puedes vivir una vida plena a pesar de todo.

Leer mas...